Cuando trabajar era esencial

Trabajaban con el sol a cuesta. Ganaban salarios de hambre, pero preferían trabajar que vivir de la caridad.

Los obreros de las centrales azucareras a principio de Siglo XX eran gente de trabajo.

La dignidad de una persona está relacionada con sus valores. Trabajar y ganarse la vida con el sudor de la frente es lo que hace a un individuo, a una familia y a un país crecer. Lo demás es dependencia que algún día se terminará y nos dejará más pobres de lo que éramos porque habremos perdido la dignidad de sostenernos con el producto de nuestro trabajo.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.