Pedro María Descartes, padre del voto de las mujeres

Don Pedro María Descartes, foto-pintura provista por sus descendientes residentes en Ponce, Puerto Rico.
Don Pedro María Descartes, foto-pintura provista por sus descendientes.

Durante el siglo XIX grandes movimientos impactaron la política puertorriqueña. Uno de esos fue el movimiento autonomista. Descartes fue líder de ese movimiento y estuvo encarcelado en El Morro por sus ideas políticas anti-españolas. Durante ese tiempo Descartes era miembro del gobierno municipal de Santa Isabel.

Al declararse la Guerra Hispanoamericana colaboró con el ejército norteamericano. Posteriormente fue  miembro de la Cámara de Delegados de Puerto Rico  y alcalde de Santa Isabel.

La principal contribución de Descartes en el gobierno estatal fue su propuesta en 1900 para que se le otorgará el voto a la mujer puertorriqueña. Aunque su propuesta no triunfo, se convirtió en el primer legislador en proponer este acto de justicia en nuestro país.

Don Pedro María Descartes, nació en en 1851 en Santa Isabel Puerto Rico hijo de una familia de franceses. Fue su padre Don Francisco Descartes agrimensor titulado que había preparado el plano para fundar este pueblo y su madre de apellido Canquillout. . Se casó en dos ocasiones, la primera con Julia Cabrera, (hijo Pedro Descartes Cabrera 1885 se casó con Florentina y en 1920 vivía en Santa Isabel)  y la segunda vez con Ana Questell (Hija Zoe Descartes Questell  nació en 1898 y en 1930 vivía en Ponce).

En el 1901 el  “First Register of Puerto Rico” publicado por el Secretario de la gobernación de la Isla dice que Descartes participó en el Grito de Lares. Dice el libro:

“Pedro María Descartes, nació en Santa Isabel, Puerto Rico, el 3 de agosto de 1852. Tomó parte en la insurrección de Lares, por la cual sufrió prisión y también prestó sus servicios al ejército norteamericano durante la campaña de Puerto Rico, tras haber participado en los ataques a Juana Díaz y Coamo. Fue elegido a la Cámara de Delegados por el Distrito de Guayama”.

Su años de revolucionario

En sus años de juventud tenía un carácter rebelde. En su casa en Santa Isabel se reunían los miembros del Partido Autonomista del Sur.

El gobernador Palacios (1887) estaba muy preocupado por la información que continuamente identificaba a los autonomistas como enemigos que querían eliminar todo lo que fuera español de Puerto Rico. Palacios tenía una casa de verano en Aibonito y desde allí en el 1887 desató una ola de arrestos contra los autonomistas de Ponce, Juana Díaz y Santa Isabel. Al momento de su arresto Don Pedro M. Descartes era vocal de la Junta Municipal de Santa Isabel bajo la dirección del alcalde Diego Arteaga. El libro “The Book of Puerto Rico” cita a Don Pedro María Descartes diciendo que fue presidente de la “Torre del viejo” .

Don Pedro fue arrestado en este pueblo junto a Don Juan Cortada, Don Pedro Mora y Don Atanasio Rodríguez.  Los presos fueron llevados desde Ponce por barco hasta el Morro en San Juan donde fueron encarcelados. Un mes después fueron puestos en libertad, pero él tuvo que quedarse porque estaba enfermo. Las noticias de los abusos de Palacios llegaron prontamente a España y fue destituido de su puesto.

La llegada de los norteamericanos

En 1898 Don Pedro M. Descartes, quien había recibido persecuciones y encarcelamiento desde muy joven,  se alisto como guía del ejercito norteamericano en el momento que este avanzaba por la carretera central rumbo a Santa Isabel. Historiadores aseguran que en Coamo, Martínez Illescas preparaba el atrincheramiento para proteger ese pueblo del ejército invasor norteamericano cuando un turba de anti-españoles liderada por Pedro María Descartes los atacó y murió un miembro de la guardia civil española.

Don Pedro María Descartes y don Rafael Matos Bernier se unieron a las patrullas norteamericanas de reconocimiento durante la guerra Hispanoamericana. Fue guía del ejército y se dice que estuvo muy activo durante la invasión en contra de los españoles.

El 9 de agosto de 1898 el Coronel Hulings, con la ayuda de los voluntarios de Don Pedro María Descartes, toma a Coamo y Aibonito.

Precursor del voto de la mujer

Descartes fue miembro de la Cámara de Delegados del país por el distrito de Guayama.  Es recordado por el proyecto presentado el 4 de diciembre de 1900 titulado: “Para que un decreto reconozca a la mujer derecho electivo y preferencia en sus destinos con relación a su sexo”. Aunque su proyecto para que se le otorgara el voto a la mujer en Puerto Rico no fue aprobado pasó a la historia como el primero en abogar en la Cámara de Delegados por el derecho que posteriormente se le dio a la mujer puertorriqueña.

Pedro María Descartes propuso que la mujer puertorriqueña podía ejercer el derecho electoral. Es decir que podía votar como el hombre. La edad y condición para votar sería la mayoría de edad señalada por la ley y tenía que saber leer y escribir. La propuesta también decía que no podían votar, ni intervenir públicamente en las elecciones ninguna mujer que no hubiese ganado ese derecho con la residencia en el país durante dos años. El voto de la mujer no fue aprobado hasta el 1936.

En 1902 Don Pedro fue nombrado alcalde de Santa Isabel y luego seleccionado como Representante del Distrito de Ponce.

El conflicto con Muñoz Rivera

Un tiempo después Don Pedro abandonó el Partido Autonomista y comenzó una polémica con Luis Muñoz Rivera. Desde el periódico “La Democracia”, Muñoz inició ataques para desprestigiar a Descartes.

Muñoz Rivera se burló de él, porque este decía que era descendiente del gran filósofo francés Descartes. Don Pedro contestaba las acusaciones al mismo tiempo que la historia cambiaba.

Admirador de Eugenio María de Hostos

En 1905 cuando muere Eugenio María de Hostos, Don Pedro M. Descartes escribe:

Descansa en paz

Eugenio María de Hostos, digno émulo del inmortal Betances, como éste, no ha tenido la dicha de que sus restos mortales descansen en la tierra donde repercutió su primer vagido. Pero sus manes deben estar satisfechos.

En este aire impuro donde el despotismo impera, la burocracia encuentra anchos horizontes, y no se saben premiar las virtudes cívicas, el patriotismo, ni el talento, y solo los austriacantes, corredores de ideas, y estúpidos mandarines encuentran el campo abonado; los pensadores profundos, que representaban el verbo purísimo de la democracia, se hubiesen mostrado airados, siéndole imposible la paz del sepulcro.

Quédense, allá en Quisqueya uno, y el otro en el cerebro del mundo donde permanecen.

La primera, como la patria de Luz Caballero que ha tenido vergüenza, para llevar el nombre de libre merece semejante honor.

La segunda, supo premiar los talentos del ilustre hijo de Cabo-Rojo y le concedió puesto distinguido entre los hombres de ciencia.

¿Qué premio obtuvieron Hostos y Betances en esta tierra donde en sus llanuras se oía el lamento del hombre negro, más digno que sus verdugos, á quienes se enardecía en el trabajo destrozándole las espaldas á latigazos el blanco esclavista?

Mientras imbéciles extranjeros son colocados en puestos elevados en la patria que les vio nacer, ellos los maestros de la libertad, los hombres de ciencia, tuvieron que emigrar por no perecer. Hostos de hambre, Betances regando con su sangre las gradas de un cadalso, fusilado o ajusticiado como un malhechor vulgar.

¡Baldón eterno para los que pudiendo hacer de esta tierra, un pueblo libre ayudando a sus inmortales hijos Hostos y Betances, contemplan tranquilos su ruina y su miseria.

No es dicha reposar en semejante patria; ratificando el concepto de nuestro introito.

Por: Pedro María Descartes

Fuentes:

First Register of Porto Rico, by Puerto Rico Secretary’s, Puerto Rico.  WIlliam Hunt, July 1901

Eduardo Newmann Gandia,  Verdadera y auténtica historia de la Ciudad de Ponce, 107

Edgardo Pratts, De Coamo a la Trinchera del Asomante (1st ed.), Puerto Rico: Fundación Educativa Idelfonso Pratts (2006)

El libro de Puerto Rico: The book of Porto Rico, página 94

María Dolores Luque de Sánchez, La ocupación norteamericana y la Ley Foraker:  Página 140 (foto)

Carlos Gaztambide Arrillaga,, Historia de Puerto Rico cronológica e ilustrada sus hombres y mujeres, Página 356

Eugenio M. Hostos: ofrendas a su memoria‎ – Página 206

La historia de un pueblo que no se dio por vencido
La historia del Valle del Cemí vol. 1 "La historia del Valle del Cemí: Vol 1, Primeros pobladores".
Adquiéralo en:
Amazon  y en eBay.
Las Farmacias: La Ideal, Mi Farmacia, La Fe y Nova en el pueblo y en Jauca y en la repostería La Piñata.
Para detalles sobre la distribución comuníquese con Hiram Vega en la Urb. Villa del Caribe.

Comentarios

  1. Rossana I. Barrios Lloréns dice

    A través de la Biblioteca Virtual de Puerto Rico me entero de este interesantísimo blog. ¡Que grata sorpresa ver que está mi bisabuelo!

    Soy nieta de Zoé Descartes Questell, una de las hijas de su segundo matrimonio con Ana Questell.

    ¡Adelante con este blog informativo!

    Rossana I. Barrios Lloréns

  2. dice

    Rossana,

    Que bueno tenerte por aquí. Si haces una búsqueda encontrás otras menciones de Don Pedro M. Descartés.

    Fue alcalde Sta. Isabel y en 1898 se dice que sirvió de guía al ejercito norteamericano mientras acampaba en el barrio Descalabrado para salir a la conquista de Coamo.

  3. Bernice muñoz dice

    Gracias es admirable lo que esta haciendo por nuestro pueblo y nuestra historia soy estudiante de Trabajo Social de la Universidad del Este en Santa Isabel y residente del Residencial Pedro M. Descartes y desconocía la historia de este ilustre señor

  4. M. Alamo dice

    Estoy buscando información sobre Eugenio Astol Bussatti en específico su libro Cuentos y fantasias escrito en el 1904. También puedo comunicarme con un familiar, pero sólo vi uno en las Páginas Amarillas, pero si alguien conoce sobre Astol o sus cuentos, o un familiar. Agradeceré toda la información que puedan brindarme. Ya busqué en todo el Sistema de Bibliotecas de la Universidad de Puerto Rico, pero no encontré nada sobre estos cuentos.

  5. jose layz dice

    WAO!! LO FELICITO SOY DE PLAYITA CORTADA Y ME TRAJO BELLOS RECUERDOS DE MI NINEZ Y DE MI PADRE QUIEN LABORO DURANTE 50 ANOS ALLI .DIOS LO BENDIGA Y GRACIAS POR SU LABOR .

  6. VICTOR ALVARADO AGUIRRE dice

    Melvin, te felicito por tu artículo de Don Pedro Maria Descartes. Me gustaría saber donde Don Pedro vivía o sea su dirección residencial y si todavia exciste en Santa Isabel su casa como monumento historico.

  7. James dice

    Pedro Maria Descartes fue el abuelo de mi abuelo. Prisionero en el Morro. Frances. Por sus ideas filosoficas fue arrestado bajo el gobierno espanol y eso que espana esta bien fuerte en mi sangre quizas muchos mas de los que viven en la peninsula. En el tiempo de la guerra hispanoamiricana, por gracia de ese dilema despues que los estadounidenses tomaron pocesion de la isla lo dejaron en libertad por su idealismo liberal.

  8. linda martha descartes dice

    gracias. P M. Descartes fue el abuelo de mi padre. Pericles Benito Descartes.somos de nueva york. no sabia mucho de mi abuelo. gracias por la informacion. soy muy orgullosa!!!

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *